Recientemente, la revista cubana de radio y televisión "En Vivo" entrevistó a Alfredo Carballo, bajista del grupo Tendencia. Esta vez el músico valoró, en el material titulado "El rock cubano no está reñido con lo mejor de nuestro patrimonio musical", la promoción del género, presencia en los medios y otros detalles de interés.

Desde hace 18 años Alfredo Carballo Concepción es el bajista del grupo de rock Tendencia, una de las agrupaciones de mayor arraigo y popularidad en la escena musical cubana. Con él conversamos sobre la salud del rock cubano en los medios de comunicación nacionales:
“Eso es un tema amplio y hay muchas aristas. Solo te digo que si lo comparas con la promoción de hace dos o tres décadas, la actual es mucho mejor, con cierto nivel de estructuración mediática, con presencia en determinados espacios de la televisión y la radio, etcétera. Creo que el movimiento rockero cubano se ha ganado el respeto de determinados medios de comunicación e  información. Y eso es muy bueno.

Ahora bien, ¿eso significa que la promoción a las bandas cubanas es de excelencia? Claro que no es. 

Aún hay mucho por hacer en este sentido.
“En la labor de difusión y reconocimiento de este género musical ha sido esencial el programa Cuerda Viva y de todo su equipo de realización, liderado por Ana María Rabasa.

“Este es un programa con amplia audiencia, con altos niveles de popularidad, específicamente en el grupo etario más joven. Yo creo que es de mucho mérito lo que ellos hacen para darle promoción, no solo al rock nacional, sino a la música alternativa, a la música que no llena discotecas ni estadios, lo cual es muy importante para esos artistas, que no tienen los medios económicos ni la obra para lanzarse a hacer videos clips, o grabar conciertos y realizar un DVD en directo. En mi consideración ha sido fundamental lo que ha logrado ese colectivo artístico”.

Acerca de la inclusión del rock como género en otros espacios televisivos, señaló el entrevistado:
“Existen otros programas, incluso estelares, que han abierto sus puertas para el rock. Hablo de, por ejemplo, 23 y M, con Edith Massola. En el caso de Tendencia, hemos estado allí varias veces y ellos nos han recibido con mucho entusiasmo. Es loable que un programa como ese, que recibe a una parte importante de lo que más vale y brilla del arte en Cuba, promueva la música metal.

“Pero no solo ese, puedo citar también Al mediodía, Paréntesis, el programa de Oni Acosta: Música y más, entre otros de la televisión. Incluso el canal Clave también se ha sumado, lo cual es muy bueno. Ya en la radio existe desde hace años una tradición de cierta relevancia con el rock, tanto internacional como el cubano”.

En torno a lo que es hoy el movimiento de rock en Cuba, comentó el joven músico:
“Hay muchos elementos sobre eso. No podemos soslayar la idea de que Cuba estuvo (y está) desconectada de la escena rockera internacional, por diversas razones que todo el mundo conoce. Eso influye mucho. Acá, salvo excepciones, no hemos visto en directo a lo mejor del mundo. Por suerte, con Internet y los avances en las tecnologías para la comunicación y la información, se ha podido acceder a la música que ha hecho historia en el género a nivel mundial, y también ya se puede tener, aunque en formato digital, lo último de las bandas del mundo. Todos estos elementos han incidido en lo que es hoy el metal de Cuba. El factor técnico también ha desempeñado su papel, en cuanto a equipamiento, cuerdas, parches para la batería, etcétera.

“Por otra parte, somos un país musical, con mucho talento. Hay muchos jóvenes motivados con este género de la música que, en nuestra opinión, es el género más escuchado en el mundo y el más duradero.

Yo no concibo un país como el nuestro, musical, enérgico y culto, donde el rock no tenga el lugar cimero que merece. Para eso trabajamos las bandas que, contra viento y marea, llevamos muchos años demostrando que es posible una Cuba muy rockera, muy metalera, y que esto no está reñido con la riqueza y el patrimonio musical cubano heredado durante siglos”.

Sin sus fans y todos aquellos amantes del género, Tendencia no sería lo que es hoy, un grupo altamente reconocido en la Isla y fuera de nuestras fronteras:
“Nosotros somos personas diferentes unos de otros, con ideas diversas, plurales, pero hemos entendido con claridad que hay que sacrificar muchas cosas en aras de la obra que es Tendencia,  que para nosotros es eso, la obra de la vida".

“Sin nuestra gente, nuestros fans, no existiríamos. Somos parte de ellos y le tenemos un respeto a prueba de huracanes. Por suerte siempre se incorporan jóvenes que le dan una energía y un empuje enorme al movimiento y a la banda, y están los de toda la vida, que se mantienen ahí, no importa cuántos años pasen. Tendencia es una banda de su gente.


“Yo no pienso mucho en eso de la posteridad o el futuro. Pero si algo quisiera es que la gente esté segura que actuamos con honestidad, con rigor artístico y siempre pensando en llevar la escena a un nivel superior”.

 

Tomado de la revista En Vivo

Escrito por Annete Jiménez Marata

Editado para esta página por Arlene Gómez Palacios